México

  • El Café de México: La riqueza de sus regiones

    Existen registros de la llegada del café a México desde el año de 1740. Durante el siglo XVIII su cultivo se expandió desde las Antillas hacia Centro y Suramérica. La ruta que siguieron hacia nuestro país aquellas primeras plantas arábigas, provenientes de La Martinica, pasó por Jamaica, Haití y República Dominicana, siguió a Cuba, para después cruzar el mar Caribe y llegar a las costas del Golfo de México.

    El inusitado gusto por el aromático en nuestro país, trajo consigo la expansión del grano hacia las montañas y bosques de la franja intertropical mexicana, y con ello, una significativa transformación del medio ambiente y las sociedades que se dedicaron a cultivarlo.

    El aromático ingresó a México por varias vías: una de ellas fue el puerto de Veracruz, desde donde se extendió a todo el estado para después expandirse al centro y sur del país. Esto hizo que entidades como Puebla, Hidalgo, San Luis Potosí y Guerrero se convirtieran en auténticas regiones cafetaleras.